Fanfic: You Never Walk Alone, BTS capitulo 20

googletag.cmd.push(function() { googletag.display('KPL_Nota_LB1'); });
Fanfics

Fanfic: You Never Walk Alone, BTS capitulo 20

Autora: Yalimar Yanez / nessieyalimar21 Capitulo 20 — ¿Está conectado ese parlante? —señaló JungKookie mientras tenía más cables a su alrededor. — Sí, […]

Fanfic: You Never Walk Alone, BTS

Fanfic: You Never Walk Alone, BTS Fanfic: You Never Walk Alone, BTS

Autora: Yalimar Yanez / nessieyalimar21

Capitulo 20

— ¿Está conectado ese parlante? —señaló JungKookie mientras tenía más cables a su alrededor.

— Sí, todo listo, ¿Ya tienes tu nuevo cover? —eché un vistazo a la laptop. Había algunos audios guardados, algunos suyos, otros con J-Hope o V, presioné uno de Tae escuchando en la habitación su voz profunda, sonreí un poco concentrada en su voz—Siempre me pareció que TaeHyung tenía una voz muy gruesa pero dulce al mismo tiempo.

— Lo sé—sonrió un poco acabando con lo que hacía. Se acercó tomando otra silla acomodándose a mi lado—Bueno, es obvio que te guste, Es tu bias, ¿No?

— No significa que tú no me gustes—noté un sonrojo en sus mejillas. Sonreí divertida apresurándome a aclarar—Me refiero a que me gusta lo que haces, Kookie, tranquilo.

— Sí, claro, lo sé—miró la pantalla revisando algunas opciones. Un micrófono estaba frente a nosotros, quería tener el privilegio de escucharlo cantar en vivo, (aunque ya lo había escuchado anteriormente pero no me cansaba de hacerlo)— ¿Cómo te has sentido?

— Creo que bien, la fiebre ha querido regresar, pero…

— No, no, me refiero a con lo sucedido, ya sabes—me miró unos minutos— ¿Sigues molesta con Jimin? —Suspiré cruzándome de brazos, el chico lo había intentado evitar a toda costa, ni siquiera me molestaba en mirarlo y él también mantenía distancia. Tal vez así sería mejor, pero era triste que no fuera capaz de venir a mí para al menos aclarar algo, supongo que no había nada que aclarar. Volví a suspirar mirando la pantalla de la laptop.

— No debió decir eso.

— ¿Lo odias?

— ¡No! Por Dios, no podría—negué con la cabeza—Sólo estoy…decepcionada de sus palabras, creo que me había ilusionado.

— ¿Te gusta Jimin hyung? —se inclinó hacia atrás en la silla con los brazos cruzados.

— Creo que comenzaba a gustarme—me encogí de hombros. Se me estaba haciendo sencillo admitirlo, confiaba en Kookie, nuestras conversaciones podían ser seguras—Es lindo, no lo niego, me gusta cómo me trata o me trataba—corregí—Pareciera que no se arrepiente de lo que dijo.

— ¿Y qué me dices de Tae?

— ¿Qué con él? —fruncí el ceño.

— Él inició la discusión, ¿Recuerdas? ¿No te preguntas la razón?

— Sé que estuvo celoso, le dije que estuviera tranquilo, había suficiente de mí para todos—bromeé. JungKook bajó la mirada algo serio, negó con la cabeza y cuando quise preguntar dos toques a la puerta interrumpieron. Justamente aparecieron Tae y Jimin, me extrañó verlos juntos, pero sentí algo de gusto saber que ya estabas mejor entre ellos. Le sonreí un poco a Tae y éste asintió sonrojándose de repente.

— ¿Qué están haciendo? —preguntó un Jimin curioso, tomó asiento en la cama acercando una de las almohadas para abrazarlas, Tae se sentó a su lado apoyando sus manos en el colchón inclinando su cabeza de lado.

— Yun iba a ayudarme con algunos covers que tengo en mente e iba a comenzar a grabar.

— Llegamos a tiempo entonces—ni siquiera lo miré. Los demás notaban mi silencio y mi intento de ignorar a Jiminie, quizás era infantil, pero estaba muy molesta con sus palabras y por haberme confundido tanto.

— ¿Y esas pistas? —señalé una carpeta que decía “Incompleto”

— Oh, son las pistas de audios solamente, me falta incluir la voz o algunos arreglos para adaptarla a la persona que vaya a cantarla.

— ¿Puedo cantar una?

Hubo dos minutos de silencio antes de que tuviera a tres chicos mirándome boquiabiertos.

— ¿Quieres cantar? —Kookie era el más asombrado.

— Ya me han hecho cantar en público, no es algo que no hayan escuchado ya—me encogí de hombros. Tomé mi celular buscando alguna canción, le mostré a JungKookie si tenía esa pista de audio, la buscó consiguiéndola en minutos. Sonreí acomodándome frente al micrófono, me entregó unos audífonos algo grandes pero que se escuchaban a la perfección, me indicó que sólo debería cantar mientras él hace el resto con los efectos o el editar de la voz—De acuerdo, estoy lista.

El piano comenzó a sonar acompañado de otros instrumentos, tomé el celular donde aparecía la letra de la canción por si me olvidaba de algo. Cuando comencé a cantar cerraba mis ojos en cortos momentos enfocándome en la letra y en lo que estaba cantando, la canción era simplemente hermosa, tenía algo que me recordaba a lo que estaba pasando, sabía que estaba con tres personas más escuchando con atención, sabía que los nervios me hacían un cosquilleo en el estómago y en más de una ocasión me encontré haciendo un gesto similar a los de YoonGi cuando cantaba pero más suave. Al acabar el canto abrí mis ojos quitándome los audífonos escuchando aplausos, sonreí con cierto sonrojo.

— Oh, Dios mío, dame tu autógrafo—dijo un Tae con ojos brillantes. Se arrodilló junto a mí casi suplicante, reí empujándolo con suavidad.

— ¿Quieres escuchar cómo quedó? —propuso Kookie.

— Sí, claro.

Escuché mi voz con la música acompañándolo. Sonreí un poco identificando algunos retoques a mi voz, pero había quedado genial.

— Podrías ser una buena cantante, Yun—escuché a Jimin.

— YoonGi debería ayudarte con eso.

— No, no quiero dedicarme a ello realmente—admití mirándolos.

— Arreglaré un poco más el audio para que termine de encajar con tu voz y luego lo subiré a Internet, ¿Te parece?

— ¿Crees que sea buena idea? Las ARMYS pueden ser exigentes…—dije a Kookie.

— ¿Estás loca? Lo amarán—corrigió Tae—Lo siento, no quise decirte que estabas loca de loca, es…

— ¿Por qué me explicas eso? —reí negando con la cabeza.

— ¿Podemos llevarnos a Yun unos minutos, JungKookie?

Miré a Jimin por primera vez, lucía ciertamente serio, pero de repente tanto él como Tae lucían algo tensos, el maknae asintió guiñándome un ojo, supongo que no tenía que asustarme con lo que venía. Tae se levantó saliendo primero de la habitación.

Estaba sentada en un sillón blanco y suave frente a la cama donde estaban los chicos ahora. TaeHyung se levantó caminando de un lado a otro, aclaró su garganta comenzando a hablar.

— Nosotros queremos…

— ¿Disculparse por lo que escuché?

— Sí—el de cabello cobrizo lució aliviado por mis palabras.

— Sé que estás molesta conmigo, tienes el derecho, lamento lo que dije, Yun, no quise decirlo, sólo…quería que Tae se calmara y bueno…

— Jimin no es malo, nunca actuaría con malas intenciones—apoyó el otro a su amigo. Suspiré mirándolos lo más seria que podía.

— Nadie ha dicho que sea malo—señalé.

— Por eso te pido que me perdones…

— Espera—lo interrumpí— ¿Por qué debería perdonarte con Tae presente? ¿Acaso no puedes hacerlo tú solo, Jimin?

Una voz en mi interior me hizo sentir como YoonGi con esas palabras.

— Yo inicié la discusión, de no haber sido por mí, Jiminie jamás hubiera dicho eso—Tae volvió a tomar asiento—Lo siento.

— Te dije que no tenías la culpa de nada, TaeHyung, no debes estar celoso por lo que pasó, sé que todos quieren sobreprotegerme, pero un beso en la mejilla no le hace mal a nadie—dije y él asintió. Jimin seguía mirándome, pero cuando lo atrapaba haciéndolo bajaba la mirada, quería hablar con él, pero a solas.

— Yun…—seguí mirándolo—Hay algo que Tae debe decirte, yo…creo que debería irme para dejarles hablar en privado.

— Jimin—llamé. Sus ojos oscuros se posaron en mí—Necesito hablar contigo—miré a TaeHyung— ¿Puedes darnos unos minutos? —me levanté del sillón—Cuando acabe iré a buscarte.

El chico sonrió asintiendo y se retiró dejándonos solos. Me acerqué al muchacho rubio sentándome a su lado, me miró fijamente por un rato, sus mejillas tomaron un color rosa y puedo jurar que sus labios lucían también más rosa de lo normal. Tomé una de sus manos entrelazando nuestros dedos, ¿Cómo puedo ser honesta con él? Mi corazón latió con cierta prisa, algunas veces un acto vale más que mil palabras. Suspiré mirándolo de nuevo y sin previo aviso volví a besarlo, pero este beso si era un beso realmente. Jimin se sorprendió, pero no dudó en corresponderme, su mano libre fue directo a mi mejilla acariciándola, el beso de ser dulce y lento aceleró un poco.

Aún más cuando me atrajo a él y tomé el atrevimiento de sentarme sobre sus piernas tomando su chaqueta con mis manos, no recordaba mi último beso, pero no se comparaban a esto. O Park Jimin era un excelente besador o el cosquilleo en mi estómago tenía mucho que ver, lentamente me separé un poco en busca de aire, el chico lucía aturdido por los besos inesperados, respiré profundo y cuando pude hablar, fui honesta.

— Me gustas, Jimin, me gustas y mucho.

Continuara…

Autora: Yalimar Yanez / nessieyalimar21

También te puede interesar:

Te puede interesar

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments