KPOP-LAT

Kpop, música, noticias, espectáculos, latinoamerica, fans

Fanfic: HUNTERS (Stray Kids e ITZY) Capítulo 6

Autora YASSGY0MIE

Capítulo 6

LIA POV

Aunque habíamos estado toda la noche buscando a HueningKai sin ningún éxito, algunos fuimos al instituto para controlarlo todo por allí, la mitad del pueblo estaba ahí a esa hora así que, si HueningKai aparecía, alguien debía pararlo, los demás seguían buscando por el bosque.

Ese día no me paré dónde Lee Know solía aparcar la moto, en el fondo quería que hiciese lo mismo de cada mañana, pero no estaba de humor y lo pagaría con él.

Me metí en la clase siendo una de las primeras en hacerlo, apoyé la espalda en la pared y apoyé los pies en la silla de al lado mientras hablaba por mensajes con BeomGyu, que me explicaba que iban al pueblo de al lado, porque era muy raro que todo estuviese en calma en el pueblo con un vampiro recién convertido suelto, y la única explicación a eso era o que había muerto o alguien lo tenía con él.

-¿Dónde estabas? – me preguntó Lee Know llegando a mi lado – no he podido atropellarte hoy – bromeó levantando mis piernas de la silla, se sentó y me las dejó sobre las suyas – me siento vacío, Lia – sonrió y dejó la mochila sobre la mesa.

-Lo siento, no estoy de humor hoy – le dije acomodando las piernas con las suyas, me sentía cómoda así con él, en general siempre me sentía bien con Lee Know.

-Ni de humor ni muy despierta – dijo riendo un poco y acercándose a mi para limpiar mi labio con su pulgar – te has salido con el pintalabios – me dijo apretando con su pulgar debajo de mi labio inferior para limpiármelo, yo miré sus ojos mientras lo hacía, parecía concentrado en pasar su dedo por mis labios, perfilándomelos en un gesto suave – ¿es por tu amigo? ¿está bien? – se apartó y me miró con interés.

-Sí – sonreí – está mejor – le mentí echándome hacia delante y él puso una mano en mis rodillas y pasó el otro brazo por el respaldo de mi silla.

-¿Y tus amigos? La clase está muy vacía – dijo mirando a su alrededor.

-No hemos descansado mucho esta noche – admití – ellos han querido quedarse a dormir – le expliqué – pero yo estoy aquí, no iba a dejarte solo – bromeé y él alzó las cejas – últimamente solo te sientas a mi lado, si no vengo, ¿qué harías? – pregunté sacando los libros de su mochila para que lo compartiésemos, porque yo no me había cambiado los libros del día anterior.

-No eres mi única opción – dijo él con seguridad y sonriendo mientras miraba como abría su libro que coloqué en la mesa para los dos – ni siquiera la mejor.

-Entonces, teniendo tantas opciones y mejores que yo, ¿por qué siempre decides sentarte conmigo? – le pregunté mirándolo fijamente, retándolo con mis ojos negros puestos en los suyos.

-¿Qué estás insinuando, Lia? – preguntó él con una pícara sonrisa en sus labios.

-No estoy insinuando nada, solo era una pregunta – reí yo apartando la mirada.

Él rió un poco con ironía sin dejar de mirarme y yo me distraje con las hojas del libro, no contestó a la pregunta, pero no hacía falta, últimamente se notaba la atracción que había entre nosotros, era mutua, a mi Lee Know me parecía uno de los chicos más guapos con los que me había topado y tenía una personalidad que atrapaba.

-¿Cómo estás tan segura? – me preguntó él moviendo el brazo que tenía en el respaldo para poner su mano en mi espalda.

-¿Me has visto cara de tonta en algún momento? – le pregunté mirándolo de reojo.

-Bueno, en clase de filosofía un poco – bromeó ladeando la cabeza y yo le puse la mano en la cara para empujársela hacia un lado riendo con él.

Me agarró el brazo con el que lo empujaba para que parase y ambos reímos un poco por la situación hasta que entró el profesor acompañado por el director por la puerta, pidiendo silencio y atención.

Nosotros callamos y los observamos esperando a que hablasen.

-Buenos días – nos saludó el director – solo vengo a avisaros de que vuestro compañero HueningKai no vendrá hoy – informó toqueteando un papel entre sus manos – hace unas horas han denunciado su desaparición – nos enseñó el papel con su foto y la colgó en la pared, yo bajé las piernas al suelo y fruncí el ceño confundida – se pide la colaboración del pueblo para encontrarlo y…

-¿Quién ha denunciado su desaparición? – lo corté yo.

-Su hermano mayor y su responsable, Jeon JungKook – contestó y a mi se me encogió el corazón, ese tío estaba por todos lados – desapareció del hospital y nadie sabe dónde está – explicó – ¿alguno de vosotros lo ha visto?

Toda la clase negó con la cabeza a la vez y yo apreté los labios con fuerza, tenía ganas de gritar de impotencia por no saber cuales eran los planes de JungKook, ¿por qué había convertido a HueningKai y después denunciado su desaparición? Ni siquiera sabíamos si se había ido solo de casa o se lo había llevado JungKook, ya estábamos desesperados y después de eso aún más.

-Lia – Lee Know acarició mi espalda cuando el director se marchó – ¿estás bien? – me preguntó con preocupación.

-Ahora vuelvo – le dije levantándome de la silla con el móvil en la mano y saliendo corriendo de clase, tenía que llamar a alguno de los líderes con urgencia.

Subí a la azotea del edificio, allí dónde había un enorme patio dónde en algunas asignaturas, como biología, se hacían algunos experimentos, plantas y de más.

Marqué el número de BeomGyu y me llevé el teléfono a la oreja, él me lo cogió enseguida y, aunque había mala señal porque él estaba en el bosque buscando a nuestro amigo, pude explicarle lo que pasaba. BeomGyu me contestó con esa tranquilidad que le caracterizaba en los momentos más tensos y me pidió calma, tenía razón, no encontraríamos a HueningKai teniendo los nervios a flor de piel.

-Me mandan a buscarte – oí la voz de Lee Know desde las escaleras y como sus pasos se acercaban a mí, que estaba sentada en una esquina en el suelo – ¿Lia? – preguntó buscándome.

-Aquí – dije flojito, pero lo suficiente para que me escuchara.

Él se asomó la cabeza entre las plantas y cuando me vio se acercó a mí.

-¿Estás bien? – me preguntó agachándose frente a mí – ¿lo saben tus amigos?

-Los acabo de llamar – dije guardándome el teléfono en el bolsillo de la sudadera y él apoyó las manos en la pared en la que estaba apoyada, a ambos lados de mi cabeza, y acercándose un poco más para que mi pequeño cuerpo y encogido quedase entre sus piernas abiertas y flexionadas – puedes irte a clase, yo no creo que vuelva, no tengo ganas – le dije poniendo una mano en su rodilla.

-Yo tampoco tengo ganas – admitió sonriendo un poco – no sé qué está pasando – dijo él de un suspiro – pero seguro que encontramos a HueningKai, este es un pueblo pequeño – me aseguró acercándose a darme un tierno beso en la mejilla.

-Eso espero – dije poniendo la mano en su nuca para que no se separase mucho.

Él acarició la piel de mi mejilla con la suya y se quedó ahí conmigo, no quería que se fuese, no quería quedarme sola y él me parecía la mejor compañía en ese momento.

CHAN POV

Estuve toda la mañana en nuestra mansión, con IN, nuestro vampiro más joven, intentando ayudarlo a desarrollar bien sus poderes, se avecinaba algo muy malo y tenía que estar preparado, con todos sus sentidos preparados y bien trabajados.

-Ya está por hoy, IN – le dije levantándolo del suelo dándole la mano – buen trabajo, mañana continuaremos – le sonreí dulcemente y lo dejé irse a por su bolsa de sangre.

Yo subí a mi habitación a darme una ducha relajante de agua bien caliente, aunque no podía darme ese lujo, JungKook había declarado una guerra hiriendo a HueningKai, una guerra que solo acababa de empezar.

Al salir, HyunJin estaba sentado en mi cama mirando su teléfono con distracción y al verme, se levantó enseguida.

-¿Lo tienes? – le pregunté poniéndome la chaqueta de cuero.

-Lo tengo – dijo él enseñándome el anillo de HueningKai, sin él no podría salir a la calle si le daba el sol – las brujas lo han bordado diferente al nuestro – me explicó él.

-Bien, dámelo, voy a ver a Jeno – le dije intentando arrebatárselo de las manos, pero él lo apartó enseguida – HyunJin – lo advertí.

-Yo voy contigo – me dijo con firmeza y seguridad, yo alcé las cejas – es mi vampiro, quiero verlo.

-Sabes que eso no puede ser – le recordé – si pasa, seguramente en vez de un beso de RyuJin, te lleves una estaca en el corazón.

-Me da igual, tengo que ir a verlo – escondió el anillo en su puño y me miró alzando el mentón – tú puedes entrar en su mente y hacerle olvidar mi cara, solo va a ser un momento, pero tengo que verlo, es mi obligación cuidar de él.

Yo lo miré a los ojos, entendía lo que sentía, HueningKai era su creación y tenía y tendría siempre la necesidad de cuidarlo, de protegerlo como a un hijo y si hacía falta, pondría su vida por delante, como haría yo por Lee Know, por IN y Felix. Entendía esa necesidad que tenía, pero podíamos poner en peligro su identidad y era lo último que queríamos.

-Vamos – le dije al fin haciéndole un gesto con la cabeza para que me siguiera.

Él sonrió tal niño pequeño y me siguió fuera de casa, caminamos juntos por el bosque, él estuvo hablando todo el camino, no calló ni un segundo si no era para que yo interviniera, por eso nunca nadie se aburría con HyunJin, siempre tenía tema de conversación y se veía esa picardía dentro del niño bueno que era.

A esa RyuJin también la iba a enamorar, todos estábamos seguros menos él, que, aunque intentaba mostrarse seguro delante de ella, le daba un miedo terrible no conseguir su amor de correspondencia.

-Cállate de una vez – le dije yo sonriendo y picando a la puerta de la enorme casa de los lobos.

Esta se abrió enseguida, Jeno nos estaba esperando.

-Hmm… – bromeó HyunJin entrando en la casa y pasándole el dedo por el pecho sudado a Jeno – aún no sé porque no hemos hecho la orgía de las dos brujas, tú y yo – le guiñó un ojo.

-Por pesado – le contestó Jeno cerrando la puerta – lo tengo en el patio interior – nos dijo haciéndonos un gesto con la mano para que lo siguiéramos.

-¿Cómo está? – le pregunté yo detrás de él.

-Pues mira, la verdad es que va a ser un vampiro bastante inútil – bromeó riendo un poco – ha gastado tres bolsas de sangre para beberse solo un litro, no sabía beberla de la bolsa, le hemos tenido que poner un vaso con pajita – nos explicó – creación del espécimen este tenía que ser – señaló a HyunJin detrás de mí y reí.

-Oye, mi amor, así vamos por el mal camino – le contestó HyunJin.

-Es muy fuerte – siguió él – y cuando digo muy fuerte, es muy fuerte – nos recalcó – para inmovilizarlo hemos tenido que hacer lo imposible, hasta que JaeMin ha sacado los colmillos y se ha cagado de miedo – abrió la enorme puerta del patio interior.

Ese era el patio que usaban para entrenarse, al aire libre y sin exponerse a nada, todos sus lobos de NCT batallaban entre ellos, algunos en forma de lobo y otros de humano y vi a HueningKai atado al enorme árbol del medio del patio. El árbol tenía un tronco enorme, ramas larguísimas y llenas de flores y hojas, era como un auténtico árbol de la vida, puede que el árbol más bonito que había visto jamás.

-A mi vampiro no lo tratéis así – lo advirtió HyunJin señalando al pobre HueningKai, atado con mil cadenas e intentando liberarse de ellas – se parece un poco a Lee Know cuando tiene hambre – bromeó ladeando la cabeza y yo sonreí, tenía razón.

-Tranquilo, está bien, protegido de los rayos de sol por las ramas – nos aseguró Jeno – podéis acercaros.

Nosotros asentimos y caminamos hacia HueningKai, primero me acerqué yo y al hacerlo, lo primero que hizo fue enseñarme los colmillos como amenaza.

-Hola a ti también – le dije yo enseñándole la bolsa de sangre, Jeno aún no le había dado de comer ese día – ¿Quieres?

-Sí – dijo él con desesperación y tirando de las cadenas, que ya estaban algo dañadas, lo que me resultó increíble, porque esa fuerza la estaba adquiriendo ahora HyunJin, por ejemplo, que ya tenía más de quinientos años – dámela – me suplicó.

-Para de tirar de las cadenas – le propuse yo – yo te doy la sangre y tú te quedas quieto.

-¿Me has hecho tú esto? ¿Me has convertido? – preguntó pasándose los labios por el labio inferior sin dejar de mirar la bolsa de sangre.

-No, yo no he sido – le aseguré.

-He sido yo – HyunJin me interrumpió, me quitó la bolsa y se puso frente al chico.

-HyunJin – murmuró él – eres uno de ellos – tartamudeó sorprendido.

-De los nuestros – corrigió él acercándose un poco más – tienes que calmarte, HueningKai, o vas a acabar con el puto pueblo – sonrió.

-Tengo mucha hambre – dijo él con los ojos fijos en el rostro de HyunJin.

-Mira – él le enseñó la bolsa – estos dos agujeros que hay a los lados, son válvulas, los médicos la usan para clavar los tubos que envían la sangre del cuerpo a la bolsa – le explicó – nosotros clavamos los colmillos y nos la comemos, es sencillo, no hace falta que te la pongan en un vaso, no me hagas quedar como un mal padre, coño – bromeó clavando sus colmillos en la bolsa para abrir las válvulas.

Observé como se la acercaba a la boca a HueningKai y este bebía con tranquilidad, todo su cuerpo se había calmado al ver a HyunJin, como un niño que había dejado de llorar cuando su madre lo cogía en brazos y se sintiese completamente a salvo y protegido con él delante.

-Muy bien, crack, luego no me defraudes delante de Jeno – bromeo HyunJin tirando la bolsa vacía al suelo – mira lo que he traído – le enseñó el anillo de las brujas y HueningKai negó con la cabeza.

-A mí no me gustan los anillos.

-Este te va a gustar – le aseguró poniéndoselo en el dedo anular – podrás salir de la sombra y que te dé el sol – le explicó – no te lo quites, ¿entendido? O te abrasarás.

-Vale – él asintió con la cabeza levemente – ¿tú me convertiste?

-Sí – contestó HyunJin alejándose de él.

-¿Te vas? ¿Por qué te vas? – le preguntó con cara de pena HueningKai – llévame contigo, no diré que eres un vampiro, lo prometo – dijo intentando deshacerse de las cadenas que lo ataban – HyunJin, no me dejes aquí – le suplicó – me van a matar, no me quiero quedar con Jeno – gritó.

-Oye, que te dio un vaso y una pajita para beber, no seas desagradecido, niño – bromeó HyunJin intentando quitarle importancia a que lo abandonaba allí con los lobos.

-Pero el del pelo rosa casi me muerde – discutió él.

-Nadie va a morderte – le aseguré yo – aquí estarás bien, cuidarán de ti y en unos días vendrán a verte las brujas – dije acercándome a él.

-¿Brujas? No me gustan las brujas.

-¿A quién le gustan las brujas? – preguntó HaeChan, uno de los lobos, dejando de entrenar para mirar a HueningKai frunciendo el ceño.

-A mi me gustan las brujas – HyunJin levantó la mano – y a Chan también – me señaló a mí y rió – pero es que a Jeno le encantan, ¿verdad Jeno? – gritó y los dos miramos al chico que hacía flexiones en el suelo, que levantó la cabeza para mirarnos y enseñarnos el dedo del medio – no te preocupes, son buenas brujas, ellas te han hecho el anillo.

-HyunJin – murmuró HueningKai al ver que su creador se alejaba un poco más – por favor, me portaré bien.

-No es por eso, HueningKai – dijo HyunJin acercándose de nuevo a él – la casa de los lobos es más segura que la de los vampiros, ellos te ayudarán a controlarte y a vivir una vida de vampiro normal – le aseguró y puso su mano en la nuca del joven vampiro – vendré a verte, te lo prometo – chocó su frente con la de su creación y HueningKai cerró los ojos, sintiendo toda la energía que desprendía HyunJin, como si él le estuviese pasando de forma telepática la tranquilidad que quería darle aunque él no estuviese para ayudarlo – adiós, pórtate bien – se separó de él y me dejó solo con él.

-¿Y tú quién eres? – preguntó frunciendo el ceño y mirándome – ¿qué vas a hacerme?

-Nada, estate tranquilo – sonreí un poco y agarré su cara con mis manos para obligarlo a mirarme y así poder acceder a su mente – vas a olvidarte de HyunJin, él no ha estado aquí, él no es un vampiro, solo tu compañero de clase – dije metiéndome bien dentro de sus ojos – vas a quedarte con Jeno y los lobos y vas a dejar de resistirte a las cadenas y de intentar escapar, solo así Jeno te desatará – parpadeé un par de veces para salir de su cabeza y salí corriendo de allí antes de que recuperase la conciencia.

Volví con HyunJin, que me esperaba dentro de la casa, y Jeno vino con nosotros para despedirnos.

-Estará bien aquí, te lo prometo – dijo Jeno tocando la nuca de HyunJin – coño, HaeChan hoy le ha leído un cuento en el desayuno – bromeó y reí un poco.

-Puedes desatarlo, no intentará irse – le dije yo a Jeno, que me asintió con la cabeza – tened cuidado, siento la presencia de mi hermano muy cerca.

-Y los cazadores, han peinado el bosque cuatro veces en lo que llevamos de día. Debemos protegerlos de JungKook y protegernos nosotros de ellos – me dijo él.

-Y encontrar a JungKook, no se deja ver por ningún lado, solo los cazadores lo han visto – dije cruzando mis brazos sobre mi pecho.

-Ya sabes, cazar híbridos es prácticamente imposible – se lamió los labios y suspiró – además, HueningKai no se acuerda de la cara de tu hermano, le hemos enseñado una foto y dice que no lo conoce de nada.

-YuNa tampoco, la oí hablar con YeonJun, lo reconoce si ve una foto, pero en su cabeza no recuerda la cara ni la voz de JungKook – HyunJin me miró, esperando a que contestase algo.

-Tal vez las brujas hayan hecho modelaciones en el híbrido de JungKook – propuse – pero no BlackPink, sino nos lo hubiesen dicho.

-Podrían ser sus brujas – dijo Jeno – JungKook estuvo en el aquelarre de G-IDLE.

-Iré a hablar con BlackPink, a ver que pueden decirnos – dije yo colocándome bien la chaqueta de cuero.

-Sí, más te vale, porque vengo de su casa y Rosé quiere hablar contigo – HyunJin alzó las cejas y yo lo miré frunciendo las mías – YeJi – susurró dándome una pista – está un poquito enfadada – arrugó la nariz.

-Suerte, la necesitas – Jeno me dio un par de golpecitos en la espalda mientras reía y nos cerró la puerta.

Nosotros nos fuimos caminando por el bosque tranquilamente, él decidió acompañarme hasta la puerta de la casa de las brujas, yo sabía que en algún momento Rosé querría hablar de YeJi, tampoco tenía muchas explicaciones que darle, solo era una chica que me atraía y punto, aunque no la pensaba engañar, ni a ella ni a mí, si alguna vez surgía la oportunidad de tener algo con YeJi, no me lo pensaría dos veces.

CHAERYEONG POV

Me había tocado descansar por la tarde, pero por la noche, después de cenar, de nuevo retomé la busca de HueningKai, estábamos ya todos agotados y no había ni rastro de él, además JungKook había alertado a todo el pueblo denunciando su desaparición, no sé que pretendía, pero la verdad es que, aunque ninguno lo dijésemos y mucho menos BeomGyu y YeJi, estábamos acojonados de miedo.

El bosque por la noche me parecía escalofriante, y mucho más estando sola, oía ruidos por todos lados, podía derrotar a cualquier vampiro u hombre lobo, pero jamás a un híbrido, porque aún no sabíamos cómo hacerlo.

-ChaerYeong, te he estado buscando – esas palabras me habrían alegrado si la voz la conociese y supiese de dónde venía – aquí, detrás de ti.

Yo me giré cargando mi arco y apuntando a la chica que estaba de pie ahora frente a mí, tenía el pelo negro y largo, una sonrisa radiante al igual que prepotente, su ropa era bien pegada al cuerpo y se tocaba las manos dándole círculos al anillo que se había quitado.

-¿Me buscabas? – le pregunté yo alzando un poco más mi arco para apuntar a su corazón.

-No me agradan las bienvenidas violentas – dijo ella dando un par de pasos hacia mí – hueles bien – dijo pasándose la lengua por los colmillos que le sobresalían – es una pena que te haya encontrado sola – miró a su alrededor para buscar a alguien más y yo aproveché aquello para dejar ir mi flecha, pero ella la agarró con la mano antes de que se clavara en su corazón – que ingenuos sois los cazadores – dijo de un suspiro y dejando la flecha en el suelo.

-¿Qué quieres? – le pregunté cargando otra flecha.

-A ti, te quiero a ti – dijo mirándose las uñas pintadas de rojo, el mismo rojo que la sangre que bebían.

Yo me quedé mirándola, esperando a que hiciese algún movimiento que me facilitase el poder atacarla, estaba algo nerviosa, no era la primera vez que estaba delante de un vampiro, pero sí era la primera vez que me mostraba delante de uno que no mostraba ni un poco de miedo a las flechas de madera y plata que le disparaba.

-ChaerYeong, sal de aquí – oí otra voz femenina detrás de mí y de repente la chica de pelo negro se llevó las manos a la cabeza y gimió de dolor.

Yo me giré a mirar a la chica de pelo castaño oscuro que acababa de salir por la puerta de una enorme roca, una puerta que antes no estaba ahí, tenía la mano abierta apuntando a la otra que se retorcía de dolor y me miraba seria.

-Las brujas – dije mirando su casa, aquella que antes estaba oculta, tal y como me dijeron, solo las podríamos ver si ellas querían que las viésemos.

-Dios mío, Momo, eres muy pesada – dijo otra bruja saliendo de la puerta y colocándose bien el flequillo de la frente, cuando me miró, suspiró – vete de aquí.

-ChaerYeong, soy JiSoo, mírame – otra más, de pelo negro y ondulado, salió y se acercó a mí.

Yo solo pude quedarme quieta, estaba frente a un vampiro, supuestamente Momo, y con las cuatro brujas de BlackPink frente a mí, aquellas a las que buscábamos y ellas a nosotras por la piedra lunar.

-Hay un grupo de chicos cerca de aquí, los he visto antes fumando y bebiendo en el bosque – me informó la bruja JiSoo mientras la otra intentaba retener a Momo – vete con ellos y poneos a salvo, el bosque por la noche es peligroso – me dijo poniendo una mano en mi hombro y me miró fijamente a los ojos – clienta de Chungha, ¿Verdad?

-Sí – dije yo asintiendo con la cabeza.

-No la retendré mucho tiempo más – gritó la chica usando sus dos manos para crear ese dolor en el cuerpo de Momo.

-No le digas lo que has visto aquí, ¿entendido? – me pidió JiSoo – ahora vete y ponte a salvo, corre.

Yo asentí, y salí de allí, nosotros no teníamos nada en contra de las brujas, no las matábamos a no ser que supusieran una amenaza, sabía que ellas llevaban aquí muchísimos años, eran las creadoras de la juventud eterna de las brujas, más de doscientos años de vida tenían y jamás habían supuesto un problema para los humanos, solo se sabía de algunos altercados con vampiros y otras brujas, aunque Chungha decía que eran las únicas de crear verdaderas catástrofes, pero yo no estaba para pensar en aquello en ese momento.

Corrí por el bosque buscando a aquellos chicos que me decía, estaban en peligro en el bosque, si habíamos encontrado un vampiro, habría más, así que me guié por algunas voces que oí y cuando llegué a la pequeña explanada solo vi a dos chicos, Lee Know y Han estaban sentados apoyados en un árbol, compartiendo un cigarro y con una botella de alcohol entre los dos.

-ChaerYeong – Han me miró sorprendido y después al arco que sujetaba con una mano.

-¿Vienes a beber? – me preguntó Lee Know enseñándome la botella.

-No, tenemos que irnos de aquí, chicos – me acerqué a ellos y le tendí la mano a Han para que se pusiera en pie.

-¿Por qué? ¿Qué haces con el arco? – me preguntó él observando como ayudaba a Lee Know a ponerse en pie, no iban borrachos por suerte.

-Estaba entrenando – dije usando aquella historia inventada que contábamos todos para explicar por qué estábamos allí – tenéis que salir de aquí – les dije a ambos.

-Pero, ¿qué pasa? – preguntó Lee Know frunciendo el ceño.

-Solo tenemos que irnos – dije mirando a Han, no se me ocurría ninguna excusa mejor.

-Vale – él asintió con la cabeza y comenzó a caminar dirección a mi casa, que era la salida del bosque.

-¿Habían más con vosotros? – les pregunté poniéndome entre ambos.

-Sí, pero ya se han ido a casa – me dijo Han y de repente callamos al oír un fuerte aullido en la dirección de la que venía, uno de hombre lobo.

-Sí, claro, nos vamos de aquí cagando leches – dijo Lee Know acelerando el paso, aparentemente asustado por aquello.

Yo solo asentí y Han y yo aceleramos también el paso para alejarnos de allí, no preguntaron nada, parecían asustados con ese aullido, ya solo un lobo podía asustar si te lo encontrabas de noche, eran depredadores, podían atacar en cualquier momento.

En cinco minutos estuvimos frente la puerta de mi casa, todas las luces estaban encendidas y los coches aparcados, estaban todos dentro y suspiré tranquila por ello.

-¿Está muy lejos vuestra casa? – les pregunté mirando la hora en el móvil.

-No, además pasaremos a por Felix, su novio vive aquí al lado, seguramente nos quedemos allí – me dijo Han sonriendo un poco – ¿estás bien? ¿te ha pasado algo en el bosque? – me preguntó preocupado y miré de reojo como Lee Know se alejaba un poco para dejarnos solos y encenderse un cigarro.

-No, estoy bien, solo que sentía que había alguien detrás de mí todo el rato – le mentí con lo mejor que se me ocurrió y él asintió con la cabeza.

-Ya estás a salvo, pero tienes mi número, igual que me envías mensajes cada día puedes llamarme si te pasa algo – dijo riendo un poco y estrechándome un poco los hombros con sus manos, estaban en tensión de todo lo que había pasado.

-Oído – le dije asintiendo con la cabeza – avisadme cuando estéis en casa del novio de Felix – le pedí.

-Sí y tú descansa – se separó un poco de mí – y sueña conmigo, esos siempre son buenos sueños – bromeó sonriendo – buenas noches.

-¿No os vais a besar? – preguntó Lee Know señalándonos – me he separado para que os dieseis un beso, ¿y no os vais a besar? – se sacó el cigarro de los labios y me miró serio.

-Besaré a Han cuando tú beses a Lia – le propuse mirando como ambos se alejaban caminando hacia detrás y mirándome.

-Trato hecho – dijo Lee Know dándose la vuelta para seguir su camino.

-Ya te estás dando prisa en besar a Lia – le advirtió Han a Lee Know señalándolo con el dedo.

Observé como ambos se iban bromeando entre ellos, Lia me había contado muchas cosas sobre Lee Know y, aunque ella no me lo dijese literalmente, se notaba que le gustaba, yo también le hablaba a ella de Han, me parecía un chico muy tierno e interesante, además tenía largas conversaciones con él por las noches mediante mensajes y me podía pasar toda la noche hablando con él.

Acabé entrando en mi casa, dónde estaba completamente a salvo de vampiros, y caminé hacia el salón dónde estaban todos conversando.

-¿No deberíais estar buscando a HueningKai? – les pregunté dejando el arco en la mesa.

-Nos han mandado para casa, han puesto un toque de queda – me dijo YeJi dejándose caer en el sofá – continuaremos mañana, pero no hay ni rastro de él.

-Yo he estado con las brujas de BlackPink – dije en alto y todos me miraron expectantes – me han salvado de un vampiro – les expliqué – Momo, ellas la conocían y la han retenido hasta que me he ido, después han tenido que ir lobos con ellas, se ha oído el aullido de un alfa.

-¿Has encontrado a las brujas de BlackPink? – me preguntó BeomGyu sorprendido.

-No, ellas me han encontrado a mí, de repente la roca era su casa y han salido a ayudarme, solo sé el nombre de una de ellas, JiSoo – les dije y RyuJin inmediatamente cogió nuestro viejo libro.

Esperé a que buscaran en el libro y de mientras me quité la chaqueta de mientras.

-Kim JiSoo – RyuJin me enseñó el dibujo de su cara y asentí con la cabeza – es la única Bruja Blanca que queda junto a Chungha, buscan el bien común, preparan curas y hechizos curativos, lideró la rebelión de hace más de cien años de la caza de brujas blancas por la Santa Adquisición – nos explicó leyendo lo que ponía sobre ella – así que BlackPink tiene una Bruja Blanca.

-¿Reconocerías a las otras? – me preguntó TaeHyun mirándome desde el sofá.

-No – tartamudeé frunciendo el ceño y fijando la vista en el suelo, intentando recordar sus rostros – no – repetí – no me acuerdo de sus caras – admití, solo podía recordar a JiSoo, a la bruja del flequillo solo recordaba eso, el flequillo, y la que retuvo a Momo, solo sus manos.

-¿Cómo con JungKook? – preguntó YuNa y asentí con la cabeza, así de primeras, ninguno recordábamos la cara del híbrido.

-Bueno – suspiró BeomGyu levantándose del sofá – vamos a intentar descansar todos, mañana será un largo día – besó la cabeza de su hermana con cariño y fue el primero en irse escaleras arriba.

Todos asintieron estando de acuerdo, necesitábamos descansar para seguir con la búsqueda, una que ya nos empezaba a parecer una estupidez porque no parecía que lo fuésemos a encontrar.

Continuara…

También te puede interesar:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *